Una de las principales preocupaciones de todo empleador es cumplir a cabalidad con las obligaciones legales en lo que a remuneraciones respecta. En ese sentido, vale la pena precisar qué es el sueldo imponible y cómo se calcula.

El sueldo imponible equivale a la remuneración de un trabajador sobre la cual se descuentan los montos correspondientes al ahorro previsional y salud. Pero ¿cómo se calculan tales montos?

Por ley, el porcentaje que se descuenta del sueldo imponible corresponde a:

El 10%, que se envía a tu futura pensión (más la comisión en el caso de las AFP).
El 7%, destinado a tu previsión de salud.
También se debe considerar el seguro de cesantía, que corresponde al 3% de la remuneración imponible. Sin embargo, este porcentaje puede ser descontado del sueldo del trabajador solo si este tiene contrato indefinido. Siendo así, el empleador debe aportar el 0.6% y el trabajador -de su sueldo- el 2,4% restante. Bajo cualquier otro tipo de contrato, el empleador debe cubrir la totalidad de este gasto.

Si tienes dudas acerca de qué es o cómo calcular sueldo imponible, o sigues confundiéndolo con el sueldo bruto, esta nota te ayudará a entender mejor el concepto.

¿Cuál es el sueldo imponible?
Te será más fácil entender cuál es el sueldo imponible si sabes, también, qué es el sueldo base, el sobresueldo y otros términos relacionados con los “haberes imponibles”. Por eso, el siguiente resumen práctico te será de gran utilidad para despejar todas las dudas:

Renta bruta. Es el equivalente a la suma de todos los ingresos que percibes como trabajador en un mes, antes de que se te hagan los descuentos que aplican a tu caso.
Sueldo base. Es el monto que el empleador acuerda pagarle a un trabajador, y queda establecido en el contrato de trabajo. A este sueldo base se suman, a veces, otro tipo de gratificaciones, como es el caso del pago de comisiones.
Sueldo líquido: Monto resultante luego de haberse efectuado todos los descuentos (es el que finalmente recibes en tu cuenta).
Comisiones. Equivale a un porcentaje sobre el precio de una venta efectuada.
Sobresueldo. Corresponde a las horas extras. Para pagarlas se aplica un recargo del 50% sobre el sueldo definido para la jornada ordinaria, y deben incluirse en la remuneración habitual del trabajador.
Gratificación. Es una parte de las utilidades que el empleador entrega al trabajador por algún motivo en específico. El aguinaldo, por ejemplo, es un tipo de gratificación y sí, está afecto a imposiciones.
Bonos. Reconocimientos convenidos entre empleador y trabajador, los cuales obedecen a condiciones específicas pactadas entre ambas partes.
Entonces, el sueldo imponible será el resultado del sueldo base más las comisiones, gratificaciones y bonos (si los hubiera), al cual deben restarse los aportes obligatorios mencionados antes más los posibles aportes voluntarios que decidas asumir, como:

Ahorro voluntario (APV).
Cotización adicional de salud.
Cómo calcular sueldo imponible
Para conocer cómo se hace el cálculo de sueldo líquido -es decir, el imponible- veamos un ejemplo:

Juan tiene un sueldo base de $400.000. Además, recibe $50.000 por comisiones y otros $40.000 de bono por rendimiento. Esto equivale a una renta bruta de $490.000. Entonces, recordando que debe destinar el 10% a la AFP y 7% a la salud, el resultado sería:

AFP = $49,000.
Salud = $34.300.
Ingresos menos descuentos = $406,700
Aunque Juan también recibe $80.000 en bonos de transporte y colación, es importante saber que estos ítems no son imponibles (como tampoco los viáticos, prestaciones familiares, movilizaciones, etc.). Por lo tanto, no se incluyen dentro de la fórmula. Esta es la forma en que se realiza el cálculo de sueldo líquido o imponible.

Ahora bien, para evitar realizarlo mes a mes, puedes apoyarte en el software de remuneraciones de Buk, gracias al cual es posible automatizar todo el proceso del pago de nómina, incluidos los cálculos de los haberes y los descuentos que correspondan, agilizando el proceso y evitando los errores asociados a la gestión manual del pago de sueldos.